Cómo Limpiar y Lubricar Correctamente la Transmisión de la Bicicleta

Si hemos dejado que la suciedad se acumule en nuestra bicicleta, sin duda la transmisión de nuestra bicicleta necesitará una limpieza y un engrase con urgencia. Con esta guía, podrás conseguir que la transmisión de tu Mountain Bike luzca y funcione como nueva.

Antes de comenzar, es muy recomendable saber que después de una salida, con sólo 5 minutos y un poco de aceite en un trapo, se puede mantener una transmisión sin problemas ni restos de suciedad, aunque no brille como una nueva de tienda. Pero como nadie es perfecto y la mayoría de nosotros “lo deja para después”, vamos a ver cómo limpiar y engrasar la transmisión de forma precisa.

Herramientas necesarias:

Cómo limpiar y lubricar correctamente la transmisión de la bicicleta

1. Cubo con agua muy caliente y jabón

2. Trapos que no suelten pelusa ni hilos

3. Un par de cepillos viejos (grande y pequeño)

4. Un líquido desengrasante

5. Un aceite para cadena (especial para bicicletas)

6. Un poco de grasa

1. Limpia la cadena

Limpia la cadena

La cadena es la parte más importante de la transmisión. Lo primero que tenemos que hacer es limpiarla con agua muy caliente y jabón con ayuda de un cepillo grande viejo. Pon la cadena en el plato más grande y el piñón más pequeño y aplica vigorosamente el cepillo sobre ella. Moja el cepillo frecuentemente con agua jabonosa para eliminar el máximo posible de suciedad en la cadena.

2. Limpia el desviador y las bielas

Limpia el desviador y las bielas

Una vez terminemos con la cadena, continuamos de la misma forma con el desviador y las bielas de nuestra bicicleta. Aplicamos el cepillo vigorosamente sobre las partes que forman los platos de las bielas y el desviador delantero, hasta eliminar en la medida de lo posible la suciedad acumulada.

3. Limpia el piñón trasero y la rulina de cambio

Por último, una limpieza con el cepillo de los piñones traseros de nuestra bicicleta. Frotar enérgicamente, eliminando resto de suciedad, y manteniendo el cepillo siempre bien cargado de agua jabonosa. No te preocupes por los restos de jabón, ya que enseguida lo aclaramos todo con agua y procedemos al desengrase/engrase de la transmisión.

4. Aclara y seca

Aclara todo lo limpiado anteriormente con abundante agua limpia. Puedes usar una manguera, siempre que el agua no salga a presión, o bien un cubo con agua para ir aclarando las partes enjabonadas. Después, usa un trapo que no deje restos de pelusa para secar las piezas de tu bicicleta.

5. Desengrasa la cadena

Usando un spray o líquido desengrasante, aplícalo sobre la cadena. La mejor forma de aplicar desengrasante es ir girando la cadena mientras en la parte donde la cadena y la rulina del cambio trasero se encuentran se aplica el desengrasador. De esta forma, conseguirás desengrasar la cadena y a su vez los posibles restos de grasa sucia de la rulina del cambio. Una vez finalizado el proceso, pasa un trapo sobre la cadena para eliminar los restos de grasa y líquido que puedan quedar.

6. Engrasa la transmisión

Aplica aceite especial para cadena o transmisión de bicicleta sobre la cadena, la rulina del cambio y el desviador delantero. Recuerda que un poco es suficiente, y que el aceite no debe gotear en el suelo. Tras aplicar el aceite, mueve la cadena por todos los platos y piñones para engrasar el conjunto de la transmisión completamente. Y evita el exceso de aceite, un poco es suficiente.

7. Engrasa los cables

Por último, es conveniente aplicar un poco de grasa a los cables de la transmisión. Separando un poco las fundas, aplica mediante un trapo grasa en la zona de cable que tengas a la vista. De esta forma repartirás la grasa más uniformemente por la superficie del cable. Una vez terminemos con los cables del cambio trasero y el desviador delantero, habremos terminado el proceso de limpieza y engrase de la transmisión. Sencillo y rápido, ¿verdad?

articulo obtenido de: http://www.todomountainbike.es/art/como-limpiar-y-lubricar-correctamente-la-transmision-de-la-bicicleta

Consejos para Empezar con Tu Mountain Bike

Siempre es bueno tener en mente una serie consejos cuando empiezas a realizar un deporte. En el caso de empezar a montar en bici siempre hay pequeños trucos que evitarán lesiones y harán que empecemos con buen pie, aqui dejamos unos cuantos:

Antes de ponerte a pedalear como un loco es conveniente calentar y estirar los músculos, sobre todos los de la zona posterior de las piernas, luego ir aumentando poco a poco la intensidad, pedalea primero con marchas que desarrollen poca potencia (plato pequeño y piñón grande).

Si lo que persigues es perder peso lo ideal son sesiones de 30 minutos en adelante, comienza con 30 minutos al día y ve aumentando poco a poco. La intensidad aqui no es muy importante, lo ideal es mantener un ritmo medio que te permita ir cómodo encima de la bicicleta. No por machacarte más perderás más peso.

Está demostrado que una cadencia de 90 pedaladas por minuto es la que mejor optimiza la energía, nunca se recomienda menos de 60 pedaladas por minuto. Si no tienes un cuentarrevoluciones puedes calcular a ojo que des más de una pedalada por segundo.

Lo ideal es salir en grupo para no aburrirte al poco tiempo. Al salir con más gente siempre es más entretenido y se tienes menos sensación de cansancio y aburrimiento. Además al ser más gente los recorridos variarán con más frecuencia porque cada uno puede conocer varias rutillas.

Si tu objetivo va a ser el de mejorar el rendimiento a través de la bicicleta no te olvides de ser persistente (Roma no se hizo en un día), paciente (en el deporte los resultados son a largo plazo, todo llega), realista (a los 40 años no se puede pretender estar hecho un Indurain) y precavido (las lesiones son el peor enemigo, despacito y buena letra).

articulo obtenido de: http://www.vitonica.com/ciclismo/consejos-para-empezar-con-la-bici

Mountain Bike

Siempre es bueno tener en mente una serie consejos cuando empiezas a realizar un deporte. En el caso de empezar a montar en bici siempre hay pequeños trucos que evitarán lesiones y harán que empecemos con buen pie, aqui dejamos unos cuantos:

Antes de ponerte a pedalear como un loco es conveniente calentar y estirar los músculos, sobre todos los de la zona posterior de las piernas, luego ir aumentando poco a poco la intensidad, pedalea primero con marchas que desarrollen poca potencia (plato pequeño y piñón grande).

Si lo que persigues es perder peso lo ideal son sesiones de 30 minutos en adelante, comienza con 30 minutos al día y ve aumentando poco a poco. La intensidad aqui no es muy importante, lo ideal es mantener un ritmo medio que te permita ir cómodo encima de la bicicleta. No por machacarte más perderás más peso

articulo obtenido de: http://www.vitonica.com/deportes/aire-libre/mountain-bike

Errores Frecuentes al Entrenar Ciclismo

El ciclismo es una disciplina muy bonita pero que requiere de cierta planificación del entrenamiento si queremos seguir mejorando. Las grandes figuras tienen entrenamientos complicados y específicos, a los que empezamos a dar pedaladas y queremos mejorar sin prisa pero sin pausa, tenemos que evitar caer en los siguientes errores:
Hacer siempre la misma ruta: es lo más cómodo, desde luego, pero a la larga lo más monótono y lo que hará que nos estanquemos pronto. El cuerpo se acustumbrará pronto a ese esfuerzo y no avanzará. Lo mejor es tener siempre un abanico de rutas: más largas, cortas, con cuestas, llanas, de ida y vuelta, en circuito. Salir con otra gente es la mejor manera de conocer rutas.
Intentar seguir al líder: otro error muy frecuente, salir en grupo e intentar siempre a rueda de el más rápido. Tu cuerpo necesita adaptarse poco a poco a los esfuerzos, no puede salir siempre a por todas. Salir a hacer rodajes poco exigentes pero constantes también te hará ganar mucho fondo y a la larga es un pilar fundamental.
Salir sólo los domingos: es el caso de mucha gente, sólo puede salir los domingos. Esto tiene un problema, y es que para no perder la forma puede estar bien, pero para entrenar y obtener resultados es insuficiente. El cuerpo necesita esfuerzos continuos y repetidos a lo largo de la semana para ir mejorando, si bajamos la guardia el rendimiento también baja.
No hidratarse encima de la bici: si la ruta va a ser corta hay gente que prefiere no llevar agua y acabar con un poco de sed. Si tenemos sed quiere decir que estamos empezando a deshidratarnos, y en estas condiciones es difícil rendir encima de la bicicleta, se desgasta en exceso al cuerpo y no podemos entrenar correctamente.
No hacer estiramientos ni antes ni después de coger la bici: estirar antes es beneficioso para calentar los músculos y después para evitar que los músculos se acorten, sobre todo los músculos posteriores o isquiotibiales. El ciclismo es un deporte cíclico, donde el músculo se acostumbra a un tipo de contracción, siempre con un rango de movilidad muscular reducido, esto puede acortar nuestros isquiobitiales. Los estiramientos son imprescindibles, incluso sesiones específicas una vez a la semana.

Artículo obtenido de: http://www.vitonica.com/ciclismo/errores-frecuentes-al-entrenar-ciclismo